Seleccionar página

Quizás no hace falta que te lo imagines porque ya lo has vivido, pero que rabia te da cuando sin querer doblas la aguja del aerógrafo, y no tienes de recambio. Los milagros a Lourdes, es lo primero que pienso. Lo segundo, intento recordar como ha pasado y acto seguido , como tercer pensamiento, que no quiero que esa situación me quite las ganas de pintar.

Te voy a enseñar como intento recuperar más o menos esa aguja, según como se dobla actúo de una forma u otra, sobre todo con serenidad y tacto. No te desesperes y mucho ánimo.

SUSCRÍBETE para hacer este curso.

Si ya eres miembro ACCEDE.